El Grito. Texto.

   1Screenshot_20180128-174413

          La Revista Fila à, Revista científica de artes escénicas y audiovisuales, en su Nro. 0, de la ESAD de Murcia, recoge en su apartado Textos Teatrales, la publicación de El Grito; texto dramático que encuentra su origen en la sugerencia plástica a partir de la serie pictórica El Grito del artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín.

      El Grito, como texto dramático, se consolida a través de un proceso de creación dramatúrgica, llegando a conformar su propio universo expresivo y dramático. Este universo, sirve de punto de partida a un proceso de exploración a favor de la creación escénica desde concepciones postdramáticas.

Filaà_El Grito_Garod

Revista Fila à. Acceso directo a la revista en formato digital. (Formato PDF).

El Grito. Notas.  Acceso directo a las notas introductorias que preceden al texto.

R. Garod.

 

Anuncios

La bailarina que sí bailaba siempre. Texto.

Palabras para La bailarina que sí bailaba siempre_Garod.

_

      Agradecimientos a Luis Rico Chávez, a quien felicito por el esmero y admirable trabajo que lleva a cabo construyendo esos bellos espacios, en cada uno de los números de Ágora 127. Es un placer colaborar en este proyecto con La bailarina que sí bailaba siempre.

I Premio Internacional Dramaturgia Invasora.

En Vigo, a 11 de Diciembre de 2017 Por la presente, el Jurado del I Premio Internacional Dramaturgia Invasora, compuesto, en su fase final, por: Ana Contreras Elvira, profesora de Dirección escénica en la RESAD, directora de escena e investigadora teatral, y Eduardo Pérez-Rasilla Bayo, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid, crítico e […]

a través de GANADORES DEL I PREMIO INTERNACIONAL DRAMATURGIA INVASORA — EDICIONES INVASORAS

CYMERA_20171126_002934

      Mención para LA BAILARINA QUE SÍ BAILABA SIEMPRE, en el I Premio Internacional Dramaturgia Invasora.

       Quisiera expresar mi agradecimiento a los miembros del jurado, Ana Contreras Elvira y Eduardo Pérez-Rasilla Bayo (y a Julio Fernández Peláez, secretario), por esta contemplación y, reconocer su dedicación y esmero en lo competente a este I Premio Internacional Dramaturgias Invasoras. Presento mi admiración a su labor profesional y artística.

       Quiero felicitar a mis compañeros de Mención y a Rafael Ruiz Pleguezuelos, cuya obra, SATURNO EN AGOSTO, ha resultado finalista.

        Doy mi enhorabuena y felicito especialmente a Beatriz Bergamín por EL PRESENTE ES UN ANIMAL, obra ganadora de este I Premio Internacional Dramaturgia Invasora.

        Muchas gracias a la organización y a los que han hecho posible que tenga lugar.

       R. Garod.

Notas para La bailarina que sí bailaba siempre.

https://raquelgarod.wordpress.com/2017/11/25/la-bailarina-que-si-bailaba-siempre-notas/

 

La bailarina que sí bailaba siempre. Notas.

CYMERA_20171126_002934

         En La bailarina que sí bailaba siempre, la fragmentación y la confluencia de líneas abiertas facilita la convergencia de distintos lenguajes. Como hecho dramatúrgico, trae consigo una combinatoria de espacios que se corresponden a dos universos significantes y que se van maridando a favor de un misma línea que bebe de ambos contenidos.

            Puede entenderse dramatúrgicamente independiente de la escena física, pero a su vez, sirve de premisa y punto de partida para iniciar un camino en búsqueda del drama a través de un proceso de creación escénico. Este proceso de creación encuentra residencia en las concepciones en base a corrientes post-dramáticas y contemporáneas.

        Desde un espacio vacío y en parámetros de tiempo, La bailarina que sí bailaba siempre, encuentra su significación lingüística determinando espacios de contenido dramático en el propio mundo físico. En el proceso de exploración y búsqueda de la expresión del material dramatúrgico, ciertos impulsos físicos irán gestando el movimiento, invitando a otra serie de impulsos a alcanzar los estados precisos para expresar el contenido del texto. A medida que el movimiento se vaya configurando, pasará a conformar una partitura escénica atendiendo a la propia dramaturgia, a las dinámicas expresivas, a las calidades de movimiento, a las intensidades, a los estados emocionales y actitudes físicas, (…); convirtiéndose así, La bailarina que sí bailaba siempre, en un hecho escénico.

CYMERA_20171125_230618

 

SINOPSIS

        Hay noches para degradarse. Requieren de una elegancia precisa. Reservas de marca blanca. Acompañan el descenso a la subida. (Hay murmuro pero Glass se calla). Vienen las mareas. Suben el volumen mientras se agitan. Su sacudida es seca. Hay unos pasos de baile sobre superficies hechas grieta. Y no hay baile. No. No hay baile. Pero hay quien lo intenta.     

 

 

R. Garod.

 

 

CRÍMENES.

         
23519109_1491593554252935_5601224347202572091_n (1)
            CRÍMENES, es un trabajo colectivo que encuentra su origen en la obra Crímenes Ejemplares, de Max Aub. A partir de ella, Fulgencio M. Lax, Jesús Galera, Natalia Rodríguez y yo, hemos realizado un trabajo dramatúrgico inspirado en cuatro de los textos que componen dicha obra y, cuyo resultado, son los textos que presentamos dentro del XXI Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas, en el Teatro Circo de Murcia.

 

Sin remedio, de Jesús Galera.

El barbero, de Fulgencio M. Lax.

Altamar, de Natalia Rodríguez.

13, de Raquel Garod.

 

Lecturas 13 Nov Crímenes Murcia

EL GRITO. Notas.

            El Grito nace con el objetivo de no ser un texto dramático y sí convertirse en un hecho escénico. Por este motivo y sólo por este podemos considerar que está incompleto, incluso algunas de sus partes experimentarán una evolución en el proceso de creación y búsqueda del drama.

           Tiene su origen en la serie El Grito, del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Las primeras sugerencias fueron plásticas y poco a poco se vieron inundadas por efectos sonoros que, en el proceso de creación, encuentran su significación lingüística y determinan los espacios de contenido dramático que conforman el texto.

Sin título
Algunas de las obras pictóricas que componen la serie El Grito, de Oswaldo Guayasamín.

        El Grito, ya finalizado como proceso dramatúrgico, sirve como punto de arranque para iniciar el camino en búsqueda del drama dando paso a un siguiente proceso de creación dónde la fragmentación y la confluencia de líneas abiertas facilita la convergencia de distintos lenguajes, con especial atención al movimiento y a la expresión física. Este proceso de creación parte de la concepción en base a corrientes postdramáticas dónde el Teatro Físico y la Danza Teatro son los principales lenguajes que lo están conformando como hecho escénico. La palabra tiene un protagonismo supeditado a otros lenguajes físicos y expresivos donde El Grito va asumiendo cuerpo y voz

        La palabra es sólo la máscara, la concha que guarda con contención todo un universo que subyace detrás de ella. No se agota en sí misma sino que es sólo un vehículo mercenario de la significación. El espacio y el tiempo encuentran su materialización dramática a partir de la actuación física del playerman, que se mueve entre la representación y lo performativo.

MATERIAL5
Primeros trazos, precedentes al proceso de creación escénica de El Grito

 

MATERIAL6
Apuntes y notas sobre el texto fruto de la exploración física del material.

 

El Grito ha sido publicado por la Revista Fila à, nro. 0, en la ESAD de Murcia.

(Revista científica de artes escénicas y audiovisuales).

El Grito.

           Mujer sola en un espacio donde la velocidad de los colores lo llenan de vacío. Luz blanca de hospital recorrida por halos de humo de tabaco. Aroma de plástico. Aroma de vino tinto. El sonido, casi imperceptible, delata el gotear de un grifo. Melodía disonante. La mujer viste de negro mostrando las costuras que la mantienen en pie. Repite los movimientos en una partitura que alcanza diferentes velocidades dentro de un mismo tempo donde se ligan el mundo físico y el emocional. Necesidad de abrigo. Frío. Temblores. Un susurro convierte el texto en un mantra mientras la mujer pasa de mostrar las cicatrices de su vestuario a la limpieza plástica de las telas. El cuerpo tiembla.

Está tiritando un termostato

Me bate en sacudidas conforme va llegando al cero

Me tiemblan los huesos

No quiero hablar de fríos

             Todo se detiene y en el equilibrio del tiempo se unen cuerpo y palabra, movimiento y geometría, mirada y silencio.

Vagón con luz de hospital

Vi fondos llenos de gritos

Vi ruido

Todos tenemos ruido

Todos tenemos uno

Un ruido constante que no calla

No calla

No se calla

Chirría como una tormenta de tornillos sobre un suelo de metal

Te saca de ti acabando con cuestiones formales de gravedad

Aparece por si nos da por bajar a ser tierra

        El cuerpo se pronuncia en el espacio mediante pulsiones físicas que gestan el movimiento. Se evapora la atmósfera que cubre el cuerpo trayendo consigo otro estado que se acaba entregando al servicio del universo significante.

(…)

Registro de la Propiedad Intelectual a nombre de la autora.

08/2017/231

R. Garod.

Nuevas Dramaturgias

NUEVAS DRAMATURGIAS.

Procesos de Creación.

Las dramaturgias que este espacio va a ir albergando, se caracterizan por la desestructuración de la forma y la exploración de nuevas fórmulas a partir de la fragmentación. La confluencia de líneas abiertas facilita la convergencia de distintos lenguajes, que sumándose a la palabra escrita, se convierten en un vehículo expresivo a favor de su significación.

A través de un lenguaje que alcanza lo poético, se recogen las metáforas que traen consigo ciertos espacios que precisan del lenguaje físico para ser expresados. Estos espacios se corresponden directamente con el terreno de las sensaciones y el mundo emocional.

El texto dramático sirve de premisa y punto de partida a un nuevo proceso de creación y a la búsqueda de la expresión a partir del movimiento y el impulso físico. Este proceso de creación, parte de una concepción contemporánea en base a corrientes postdramáticas/postmodernas. 

Todos y cada uno de los lenguajes expresivos, en intención de conformar un todo, se combinan a favor de la expresión del contenido que subyace en la palabra. El cuerpo expresivo, como instrumento en sí mismo, asume mudanzas que van trayendo esos contenidos ubicándolos en parámetros de espacio y tiempo.

R. Garod.